Zona de confort

¿Es posible que, tras estos dos últimos años, nos hallemos todos antes una nueva zona de confort?

Me explico. Nos costó quedarnos en casa, acostumbrarnos a llevar mascarilla, a habilitar un sitio en casa para tenerlas siempre disponibles en el recibidor (el kit covid que lo denomina una amiga nuestra), a dejar los zapatos en la entrada e incluso fuera de casa, a llevar en el bolso gel hidroalcohólico, a… seguro que vosotros podréis completar toda esta lista de manera individualizada.

Todos esos cambios, a fuerza de repetirse día tras día, se han convertido en hábitos, se han convertido también en nuestra nueva zona de confort. Zona que deseamos abandonar pero que ofrece muchas resistencias todavía por miedo o por tener que volver a cambiar. Nos hemos acostumbrado.

Por temor nos aferrarnos a lo conocido aún siendo no deseado. No nos damos cuenta de que nada es inamovible y que quizás estamos queriendo retener algo que asociamos con “seguridad” y “control”.

Porque realmente tenemos miedo a morir y como leímos hace años en el libro Budismo sin creencias:

Ya que la muerte es segura

y su momento incierto,

¿Qué puedo hacer?

Nosotros sabemos que al miedo se le combate con acción. Y cada uno tiene que marcar su propio plan. Un plan basado en la confianza en nosotros mismos, en nuestras capacidades. Ahí radica el secreto de tú éxito para salir de esta zona en la que estamos instalados hace ya 24 meses.

La confianza se puede entrenar. Y nosotros sabemos cómo. Pero nuestros entrenamientos son siempre personales e individualizados. Por ello, si tú quieres trabajar contigo mismo, sabes que puedes contar con nosotros para que te guiemos en tu cómo.

Estás en la mejor época del año para hacerlo. Es la mejor para preparar nuestros jardines. Y la confianza puede ser una de las flores que con mimo y cuidados puedes hacer brotar en tu interior. Para ello, te ayudaremos a eliminar malas hierbas y a cultivar palabras positivas, creencias potenciadoras y sueños en grande.  Porque todo está ya en tu interior y solo necesitas decir ¡Sí quiero!

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *