Crecimiento personalCursos y talleresEntretenimientoHogarLibrosSin categoría

Palabras

Publicado el
Palabras de oro vs Palabras espada

Todos hablamos y todos debemos ser cuidadosos con las palabras que damos a los demás. Pues nuestras palabras pueden abrazar o pueden arañar.

Y cuando una persona se acostumbra a arañar con las palabras se vuelve tóxica. Y de esa toxicidad hay que protegerse. Igual que no tomamos comida tóxica, tampoco debemos aceptar ese tipo de relaciones. Sin embargo, muchas veces no podemos ignorar a esas personas, pues pueden ser compañeros e incluso jefes en nuestro entorno laboral. O pueden ser familiares con los que tenemos trato, por la razón que sea, y con los que hay que compartir momentos.

Empoderamiento

Para mí, ese es el valor que nos hará fuertes ante estas situaciones. Nuestro propio poder se transformará a la vez en nuestra protección.

Cuando tu poder personal está en valor, tienes la capacidad de no reaccionar y sí de responder si la situación lo requiere, de forma asertiva. Además te otorga la capacidad de poder decir No ante determinadas peticiones.

 

Seamos como el sándalo que perfuma la mano que lo hiere,

y que nuestras palabras siempre sean de oro.

 

Suplementos

Para mí, para mi fortaleza, además de autoconocimiento, meditación, pilates, paseos en la naturaleza para recargar pilas, determinados suplementos son imprescindibles. Ya sabéis que cuido cuerpo, mente, emociones y espíritu.

Los míos son:

Omega 3

Coenzima Q10

Multivitamínico

Zinc, que tomo en forma de un puñadito diario de pipas de calabaza.

Cómo sabéis, cuidamos también la alimentación en la familia. Seguimos una dieta paleo, libre de gluten y lácteos, y cocinamos en olla lenta. Nunca pensé que la sacaríamos tanto partido.

¿Tú, cómo te cuidas en cada uno de esos niveles?

Masterclass

Y antes de despedirme hoy, me gustaría que hicieras un hueco en tu agenda.

14 de marzo– 19:00h. (7 p.m.; Hora local de Madrid- España-): “3 claves para ponerse en marcha tras un fracaso”. Cuando el fracaso se produce en cualquier ámbito de la vida, por acumulación de errores o no tener en cuenta aspectos muy concretos, quedamos a veces demasiado tiempo en suspenso hasta que decidimos volverlo a intentar de otra manera o renunciamos a ello por miedo a volver a fracasar. Esta “masterclass”, contiene 3 claves, como siempre sencillas de usar, para aprender del fracaso y ponerte en marcha de nuevo velozmente con ilusión renovada.

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *