Escucha activa

La escucha activa es una parte de la comunicación. Se trata de una habilidad que todos podemos desarrollar.

Y como os hemos comentado en anteriores ocasiones, la PNL es la gran herramienta que mejora la comunicación.

Por ello hoy queremos ofreceros un ejercicio práctico.

¿Por qué?

Porque entrenar nuestras habilidades sociales nos va a facilitar adquirir, potenciar y consolidar un estilo de comportamiento que nos va a permitir relacionarnos con eficacia con las personas en todos los ámbitos de la vida.

Dirigir una reunión

Trabajar en equipo

Motivar

Delegar / Supervisar

 

¿La responsabilidad de quién es?

Cuando nos hacemos responsables de mejorar la comunicación con nuestra pareja, con nuestros hijos, hermanos, familia, amigos, compañeros de trabajo estamos siendo proactivos y ello nos va a ayudar a solucionar los problemas que puedan surgir, aprender incluso de ellos y, en definitiva, haciéndonos sentir mejor.

Además, si nos centramos en lo profesional, cada vez hay mayores evidencias que es este no depende tan solo de las habilidades técnicas, sino que son necesarias y proporcionan ese éxito las habilidades sociales, las llamadas también softs skills, la inteligencia emocional.

Hoy vamos a trabajar…

LA ESCUCHA ACTIVA
  • ¿No te ha pasado alguna vez estar más pendiente de lo que quieres decir o responder que de lo que te están diciendo?
  • ¿Puede que incluso estés más pendiente de otra cosa que no tenga nada que ver con la conversión que se está desarrollando?

Si has respondido afirmativamente a alguna de las dos preguntas anteriores, has de saber que no estás escuchando.

Cuando nuestra atención recae sobre otros estímulos, sin darnos cuenta e incluso sin quererlo, estamos levantando muros en ese proceso de comunicación.

Nuestra propuesta

Aquí te dejamos 5 pasos que te van a ayudar a aprovechar ese momento para que tu conversación sea efectiva.

  1. Mirar a los ojos de la otra persona.
  2. Asentir con la cabeza de vez en cuando.
  3. Mantener una expresión facial acorde con lo que estamos diciendo.
  4. Emitir murmullos de aprobación: «Mm-mm».
  5. No interrumpir.

¡A practicar!

Esperamos tus comentarios.

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *