Crecimiento personal

El camino con corazón

Publicado el

Cuando tengas que elegir entre dos caminos, pregúntate cuál de ellos tiene corazón. 

Quién elige el camino del corazón no se equivoca nunca. 

Popol Vuh
Dicen que el amor, al igual que la felicidad, es una decisión.

Y yo hace años decidí que tanto el amor como la felicidad fueran mi camino de vida. Con la fortuna de que mi compañero de vida, José, pensará como yo.

El amor hacia los demás, la amistad, el respeto, se encuentran y demuestran a través de nuestras palabras, actitudes y, especial y contundentemente, a través de nuestras acciones. Estas son realmente las únicas que demuestran que lo que decimos o pensamos es real.

Porque bonitas palabras sin acciones, o con acciones contrarias a las mismas, son palabras huecas, vacías…

Como cantaba Nuria Fergó, las palabritas se las lleva el viento.

Libre albedrío

Yo, nosotros, José y yo, hemos escogido el camino con corazón y este solo es así si tiene coherencia, es decir, si nuestros pensamientos, palabras y acciones, indican lo mismo.

Equilibrio

Pero vivimos tan deprisa que solo queremos cursos intensivos, dietas milagros y recoger sin sembrar.

Recibir sin dar.

Y así el equilibrio no puede existir.

Y en los matrimonios, las relaciones ahora también son exprés y a veces de usar y tirar.

Nosotros

Sí, nosotros hemos decidido seguir amando pese a cualquier decepción.

Hemos aprendido, aprendemos realmente cada día, a soltar expectativas.

Yo personalmente me he propuesto ser una persona excelente en el amor. Y quizás por eso, tras 33 años de matrimonio, algunas personas hoy en día nos vean como una especie en peligro de extinción. Pero no, afortunadamente no es así. Y a través de los cursos que recibo o imparto, conozco tanto mujeres como hombres, matrimonios, parejas, que creen también en el Amor como una actitud ante la vida, como camino de vida. Así que estamos en fase de aparición.

Y vamos a mostrarnos al mundo, compartiendo cómo entendemos la Vida, las relaciones. Porque tengo la sensación desde hace un tiempo que hay una creencia en nuestra sociedad que no comparto. Y es que para ser una mujer empoderada, para encontrarte a ti misma, para realizarte, tienes que estar sola, ser una mujer soltera o divorciada, porque de lo contrario jamás te encontrarás a ti misma. Pues ni sí ni no, ni todo lo contrario. Porque cada persona es un mundo y en las parejas hay dos. Dos que con respeto pueden evolucionar independientemente a la vez que como pareja.

Acciones

Y como al principio os decía que palabras sin acción no sirven, ya le he propuesto a una mujer, bastante más joven que yo, y que comparte esta visión, escribir juntas sobre ello.

Ella es una mujer casada, madre de dos adorables niños, trabajadora, independiente, fuerte, amorosa, agradecida, una mujer que suma y siempre tiende puentes. A Cristina podéis encontrarla cada mañana en su boutique en Madrid.

Nosotras dos lo hacemos en compañía, junto a nuestros maridos. Y es que hay hombres que también han escogido el camino con corazón.

¿Somos únicas? ¿Son ellos únicos? Somos más. Por ejemplo, en un programa de Jesús Calleja pudimos ver a Ana Patricia Botín y a su marido.

Y sé que hay personas a las que les gustaría y no saben cómo hacerlo. Pues vamos a contarles nuestra experiencia por si les sirve.

Os pedimos paciencia. Queremos hacerlo lo mejor que sepamos y vamos a trabajar en ello. Mientras tanto, os deseamos, además de un feliz camino:

 

Luz en el pensar

Calor en el corazón

Voluntad para la acción.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *