Crecimiento personal

Cristina y el cambio

“Ganas fuerza, valor y seguridad cada vez que miras al temor directamente a los ojos. Debes hacer lo que no puedes hacer»

Eleanor Roosevelt.

Cristina es una mujer de 37 años, madre de 3 hijos de 8, 10 y 13 años. Una mañana, tras dejar a sus hijos en la parada del autobús del colegio les dijo, como en algunas otras ocasiones: “Hoy hace un buen día, cuando regreséis en el autobús del colegio, volved caminando solos a casa”.

Todo parecía normal, solo que, llegada la hora de la cena, Cristina no estaba en casa, no respondía las llamadas a su teléfono móvil, no se sabía nada de ella. Su marido avisó a la policía y se organizó su búsqueda pasadas las 24 horas pero tuvieron que pasar 3 días hasta que Cristina decidió regresar a su casa.

¿Dónde estuvo durante esos días? ¿Por qué decidió desaparecer? ¿A qué se debió esa necesidad de huir? ¿Qué la impulsó a tomar esa acción?

No lo sabemos. Conocemos la historia, pero no sus entrañas. Lo que intuimos es que debía sentirse atrapada en su vida, aunque aparentemente tuviera una vida feliz.

Lo que sí sabemos es que huir nunca es la solución, aunque en un momento dado pueda resultar, tal vez, terapéutico, pero huir no resuelve el conflicto.

Huir, bajo nuestro punto de vista, indica que algo no está funcionando en nuestra vida como nosotros quisiéramos. Huir, significa que ha llegado el momento de:

– Comenzar a tener conversaciones y terminarlas.

– Encontrar respuestas.

– Tomar decisiones y llevarlas a cabo.

En la antigüedad, septiembre era considerado como el comienzo del año nuevo, entendiendo este como un mes para la reflexión y los proyectos.

Para nosotros septiembre es un mes ideal para impulsar nuestros anhelos. Sí, hará falta un esfuerzo que aporte algo nuevo a nuestras vidas, pero si no es AHORA ¿CUÁNDO?

HOY es el momento del CAMBIO y para ello lo que se necesita son herramientas prácticas para aprender a tomar decisiones, a planificar, para conocer nuestros recursos, nuestras habilidades para poder potenciarlas y también nuestras debilidades por si tuviéramos que reforzarlas para conseguir nuestros objetivos.

Lo que necesitamos no es huir como Cristina sino comprendernos, conocernos mejor y así afrontar nuestros temores, nuestras dudas, nuestras incertidumbres.

 

Berta

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *